Psicología de la felicidad

Ya hemos visto la opinión de la música y la publicidad, así como la opinión de los filósofos acerca de qué sea la felicidad y cómo conseguirla; veamos ahora la opinión de las ciencias sociales sobre la felicidad: 

Aprendiendo a ser felices

Salud, dinero y amor. Siempre se ha dicho que estos son los tres componentes básicos de la felicidad. Pero, ¿se corresponde esta idea tan generalizada con la realidad? 

Martin Seligman, psicólogo de la Universidad de Pennsylvania desmiente este mito instaurado en nuestra sociedad con su psicología positiva. 

El dinero sólo influye en la felicidad cuando uno es extremadamente pobre, pero una vez superado este umbral el aumento de la riqueza tiene muy poca relación con el aumento de satisfacción en la vida. 

La salud parece que tampoco es un factor determinante en la felicidad de las personas. Gente con problemas serios de salud tiene por lo general, tanta satisfacción en la vida como las personas sanas. 

El amor es quizás el elemento que más nos puede ayudar a sentirnos felices. Y es que conseguir un nivel alto de satisfacción en la vida está estrechamente ligado a las relaciones con las otras personas. Pero, a pesar de que los casados se declaran más felices que los solteros, este tampoco parece ser el ingrediente determinante de la felicidad. 

Entonces, ¿qué necesitamos para sentirnos satisfechos con nuestra vida? 

 
 

  

Tras estos vídeos, pasaremos a analizar en debate el tema:  

¿Somos más libres por tener más donde elegir… o más bien nos ahogamos en el océano de posibilidades que tenemos a nuestro alcance? ¿Somos más felices por tener mayor oferta de productos y servicios, o simplemente nos hace más infelices? 

Para preparar el debate el psicólogo Barry Schwartz nos da en Redes algunos consejos para no sucumbir a la perpetua insatisfacción que nos persigue en la sociedad moderna marcada por la abundancia.  Pasamos pues a ver el vídeo: 

  La transcripción de los vídeos la podéis encontrar aquí